top of page

Escucha Activa Comprensiva: Más allá de las palabras

En medio de la prisa, de las multitareas, de los cientos de pendientes por atender y resolver, y de las presiones por alcanzar los objetivos señalados, ¿cómo estar en condiciones de Escuchar Activa y Comprensivamente?... Cuando siento que cada segundo cuenta y que mientras más me tarde más trabajo se acumulará es probable que el agobio crezca y que, en ocasiones, pueda desbordarme. Así que cuando hace algunos años un buen amigo me recomendó hacer una pausa, no supe si agradecerle o enojarme con él. ¿Era burla, ironía o realmente un valiosa sugerencia?...


Y como ya estaba aprendiendo que no todo en la vida es lógico, lineal y racional, lo que no implica que sea absurdo o irracional, decidí probar y detenerme unos minutos para atender a mi respiración y luego también mis sensaciones. Pronto me sorprendí de que, a pesar de los pendientes, llegaba cierta calma y tranquilidad. Y entonces cambiaba mi estado de ánimo y con él mi perspectiva para percibir las situaciones en las que estaba. Se abrían nuevas posibilidades. Luego, mi amigo me dijo que las pausas son necesarias para escucharme bien, más allá de los pensamientos y las historias que me cuento, porque propician el silencio interior desde donde puedo captar señales y mensajes de mí mismo que anteceden a las palabras. La práctica me llevó a otros descubrimientos sorprendentes.



Me di cuenta de que estas pausas y el silencio interior son también necesarios para escuchar y comprender a otras personas, más allá de los mensajes que expresan con sus palabras. Identifiqué que, desde ahí, capto mucho mejor la riqueza y complejidad de las expresiones personales que ocurren en un proceso de comunicación. Y me quedó claro que las palabras con frecuencia no son el principal vehículo de la comunicación y sí una fuente de malos entendidos. Así, reconocí que escuchar activamente, para comprender a otra persona y "sus mensajes", implica atender, captar y estar disponible para recibir y reconocer la complejidad de las expresiones de la otra persona y los múltiples "mensajes" que expresa, simultáneamente, en diferentes niveles. Y así, fui entendiendo también cómo el reflejar y el parafrasear pueden convertirse en expresiones mecánicas que en realidad no expresan mucho la comprensión de quien escucha. Me quedó claro que escuchar para comprender requiere de mi atención a mi "cuerpo vivido", a cierto tipo de sensaciones, para desde ahí captar los significados personales de las expresiones de la otra persona.


Creo que podemos hablar de diversos modos, niveles, propósitos y alcances de una escucha activa y además identificar distintas actitudes, habilidades y valores implicados en su realización. Ello nos orientará en las direcciones a seguir para desarrollar este modo de atender, escuchar y comprender a otra persona, tan valioso en los diferentes ámbitos de nuestra vida y trabajo.


115 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page